Debido a su importancia patrimonial (Bien declarado de Interés Cultural desde 1985) el proyecto de Restauración del entorno amurallado de “El Portillo” incluye una Actividad Arqueológica Preventiva cuyo principal objetivo es el seguimiento de los trabajos de movimiento de tierras y de tratamiento de paramentos planteados en el mismo.

Además de salvaguardar en su integridad el potencial arqueológico y patrimonial de tan emblemático enclave, con esta actividad se pretende profundizar en el conocimiento de su devenir histórico-arquitectónico utilizando una metodología arqueológica, así como sentar las bases interpretativas sobre las que fundamentar los criterios de restauración de esta primera fase y de las siguientes.

Como en todo proceso de investigación histórica, el punto de partida de esta intervención se sustenta en las fuentes (escasas para nuestro caso) y en los trabajos previos realizados sobre el objeto de estudio, entre los cuales debemos destacar la labor de profesionales como J. L. Ravé (1993) y T. Bellido (2008). A partir de estos precedentes  -revisados de forma crítica en algunos casos- y de los resultados preliminares que se están obteniendo desde el comienzo de las obras en septiembre del pasado año, se irán esclareciendo algunas incógnitas o imprecisiones que impedían una correcta interpretación del recinto de cara a su restauración y puesta en valor.

Entre los hallazgos mas significativos destacamos la constatación de un urbanismo más o menos  extenso y de cronología bajomedieval cristiana en el nivel 3 (intramuros o Alcázar); la documentación de dos nuevas torres defensivas y el descubrimiento de un elemento singular que articulaba el tránsito entre los niveles de liza (nivel 2) y del Alcázar en el contexto del palacio renacentista: la escalera.

RestMu_12-12-16_001
RestMu_12-12-16_006
Rest.Muralla.01dic16-078
Rest.Muralla.01dic16-128